Una Guía en el Camino. 6ª Jornada. Palas de Reis – Ribadixo De abaixo. 31Kms.

Al despertador no le dio tiempo a sonar… Valentín se encargó de despertarnos al ritmo de “Quinto levanta, tira de la manta…” que tiene de politono en el móvil. Si, eran las 6:30 y el llevaba listo 20 minutos! Remoloneé embutida en el saco, dentro del barracón durante unos minutitos, los justos para que Valentín me echase una mirada matadora. Voooooooooooy. Mi rodilla izquierda estaba un poco hinchada, pero bueno, no le di demasiada importancia. Pensé: “¡un rico desayuno, espidifen en vena y al Camino!”. Ay ay… Fuimos a desayunar al bar de la noche anterior, donde Kourt nos había indicado su pócima mágica de pacharán. No estaba. El bar estaba lleno de peregrinos, turigrinos y ciclogrinos (los que van en bici…). Las camareras fueron muy finas, rápidas y amables. Valentín se tomó el zumo de naranja de golpe, yo creo que se estaba acordando de mi madre, de mi padre, de la familia de Argentina de Marcos y de los padres y hermanos de Jose… La resaca le estaba pasando factura. Él, un “legionario” frustrado (no es, ni fue legionario, pero seguro que sería uno de los mejores de entrar en ese cuerpo de élite), empezaba el día con ojos resacosos, flojo de piernas y con un leve malestar en el estómago que le iba a acompañar durante toda la etapa. Jose y yo, veteranos en el arte de catar cervecillas y vinito (bueno, yo de vinito no, que me pone malita…) estábamos como una rosa; Marcos seguía un poco de mala leche por culpa de la elefante agresiva de la noche anterior. Total, desayunamos y andando.

La ruta no era muy bonita, pero bueno, había que hacerla. El día estaba un poco pachucho: no hacía mucho frío, tampoco calor, un poco de humedad pero aun no se intuía demasiado si iba a llover o no. No me puse mi cazadora y entre en mi microclima particular. ¿Que por qué? Sacrifiqué el rimel, el secador, el aceite corporal, los modelitos… ¡No me iba a volver con marcas de sol a lo obrero! Como la italiana… (jajajajajajajajajajaja… Que mala leche…)

La etapa no fue nada vistosa.  Paramos a tomarnos nuestra cañita y pinchito y mantuvimos un ritmo muy bueno. Fue etapa record. ¡Llegamos al albergue a las 14:00 horas! Fuimos los 3º, 4º, 5º y 6º en llegar. Que orgullo y satisfacción. Empezaron a llegar más y más peregrinos: unos con las rodillas vendadas, otros sin mochila, otros con la botella de vino en la mano y con el porro en la otra…

Dejamos las mochilas, ocupamos la cama y nos fuimos derechos al restaurante que estaba a 5 metros del albergue. Ooooh! Una cañita, el menú de peregrino, copita de crema de orujo y… lluvia! Llovió durante toda la tarde. Jose ponía caras de circunstancias, no sabíamos que le pasaba hasta que se quitó las botas… Una ampolla asomaba por su meñique. El albergue estaba muy bien, tenía zonas separadas: los baños con la lavandería por un lado, los barracones por otro, la recepción por otro y la cocina y sala de estar en otro. Hasta tenía una pequeña rampa para acceder al río que pasaba pegado al albergue. La lluvia dio una tregua. Yo me fui a la ducha mientras Jose y Valentín ponían los pies a remojo en el agua congelada del río para curar la ampolla de Jose. Marcos daba vueltas y vueltas porque su teléfono no daba señales de vida y había que llamar a la novia. La ducha me sentó bárbara. Cuando regresé a la habitación, Marcos seguía dando vueltas y lo solucionamos prestándole mi teléfono; Valentín había ido a hacer la colada y Jose se estaba peleando con su meñique y la ampolla; como chico duro, no pidió ayuda.

La tarde no se prestaba a mucho más que a descansar y hacer tiempo para ir a cenar, por lo que Jose y yo optamos por dormir un poco, mientras que Marcos estaba consiguiendo dar el reporte del día y Valentín colgaba la ropa limpia. ¡Y apareció el catalán! Otro elefante en una cacharrería… De verdad que no se de donde quitaba tanto aguante, no se si cuando vuelva a Cataluña y pare, morirá o si es así siempre. En la habitación éramos muchos los que estábamos descansando y cuando entró todo eléctrico, un león saltó desde la litera de arriba y le cayo la boca con un: “¡Oye, que aquí hay gente que quiere descansar tranquilo!” Coño… era Jose… Recordemos, yo vine en modo evasión y relax; Jose en modo relax, limpieza del karma y a pedir perdón por sus pecados peeeeeeeeeero, el sucumbió y le dio una buena razón para que se callase.

Fue perfecto para levantarse e ir al bar a tomarse una antes de la cena. Marcos y Valentín llegaron un poco más tarde, una vez que terminaron sus labores. Cenamos y seguimos la sobremesa con copa de crema de orujo y conversaciones interesantes. Cuando se escucha a 3 hombre de distinta vida (porque el país y la condición matrimonial en este caso no tiene importancia) aprendes mucho; te sorprendes y empiezas a entender un poquito más a ese sexo al que le llaman el “fuerte”… Recordamos que el albergue cerraba a las 10, eran las 10:30. Éramos los únicos peregrinos que quedábamos en el restaurante; pero llevábamos viendo al catalán y a otro chico yendo y viniendo a comprar botellas de caña de hierbas a lo largo de la noche. La puerta principal del albergue ya estaba cerrada por lo que tuvimos que ir a lo ladrón y montar un pequeño muro. Escuchamos ruido en la cocina y allá fuimos. Allí estaba medio albergue, con 5 botellas de caña de hierbas vacías encima de la mesa. El cabecilla: el catalán, por supuesto. Viendo como iban las botellas, Jose fue a comprar una más. Nos dieron las 12, a ver quien se levanta mañana…

No había dejado de llover en toda la tarde. La mezcla de copitas nos ayudó a quedarnos dormidos sin rechistar…

Mela Malouco.

Anuncios

Acerca de EscapadaRíasBaixas

Este blog se ha creado para publicar información y comentarios acerca de las empresas, actividades, eventos y recursos relacionados con el Turismo que se llevan a cabo en el ámbito de las Rías Baixas.
Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s