Una Guía en el Camino. 8ª Jornada. Lavacolla – Santiago de Compostela. 12Kms. Final de etapa.

Dios! Valentín no durmió bien… A las 6 de la mañana nos puso a todos firmes frente a la cama para empezar etapa. Marcos dio media vuelta en la cama y Jose, tardó en enterarse… El fue al Camino por su Apóstol Santiago y quería llegar de los primeros, nosotros 3 íbamos por otras razones y no nos dábamos tanta prisa. El fin del Camino se acercaba y ninguno de los 4 quería que llegase. Se notaba en la actitud, en las caras, en las respuestas, en los gestos, en las palabras…

Partimos temprano, desayunamos y comenzamos etapa. Erróneamente, creíamos que iba a ser una etapa fácil… Tururú! Salir de Lavacolla y entrar en el Monte do Gozo está lleno de subidas, bajas, curvas inesperadas, asfalto que rompe los pies… Los pasos marcaban el objetivo, el final, la gloria. Los dolores habían quedado en cama, aún no habían despertado y los cambios de altitud no nos afectaban más que lo necesario. Nos fuimos encontrando a un montón de peregrinos y turigrinos que no habíamos visto en las etapas anteriores; pensamos en explicaciones y no las encontramos. Cruzamos opiniones, historias, sentimientos, dolores (al menos nosotros) y continuamos etapa hasta el Monte do Gozo. ¡Vaya instalaciones tienen allí montadas! Me alegro de habernos quedado en Lavacolla a dormir, allí no habríamos dormido nada. Por lo visto se juntan un montón de peregrinos (el albergue tiene capacidad para 500 personas) y montan unas fiestas padres, por eso de ser la última etapa antes de Santiago. Jolin, con los 4 juntos ya nos llega para trasnochar… Allí nos encontramos con Katoh, seguía de blanco impoluto, con su kimono que daba la sensación de recién planchado. Nos hicimos unas fotitos y seguimos, aún nos quedaban casi 5Kms hasta Santiago. Empezaron unas bajadas rebienta-rodillas que provocaban que Marcos y yo nos revolviésemos de dolor en lo más profundo de nuestro ser. Nos aliviaba pensar que ya quedaba poquito, cada vez menos. Manteníamos conversaciones absurdas para olvidarnos del cansancio y del dolor; y de vez en cuando alguien decía algo interesante. Hicimos paraditas cortitas de rigor. Valentín se estaba poniendo nervioso, cada kms recorrido, más nervioso se ponía. No veía el momento de llegar a la Catedral.

Llegamos a Santiago ciudad, los nervios se ponían a flor de piel. ¡Ya queda poco, ya queda poco! Cruzábamos calles, subíamos escaleras, cruzábamos carreteras… El olor a peregrino, a objetivo conseguido estaba presente. Las caras reflejaban pena, gloria, dolor, nervios, ilusión. Callejeamos, arriba, abajo, esquivar gente. Uy, ¿se ve ya? No, sigue un poquito más. Valentín empezaba a olvidar las resacas que le hicimos pasar, a Marcos ya le había dejado de importar si el teléfono funcionaba o no, Jose y su talón le dieron el placer de llegar sin cara de dolor. Yo. Yo ya había conseguido más de lo que esperaba. A lo lejos, oooooooh, avistamos la Catedral. Los últimos metros, vamos, vamos… La emoción nos recorría a los 4. Llegamos. Frente a la Catedral comenzaron los besos, los abrazos, la satisfacción de haberlo conseguido, de haber sido capaz de no sucumbir al dolor y no haber abandonado, de pensar: “oh, esto se merece que me perdonen todos lo pecados y poner el contador a 0”. Flasheamos el momento con fotos en grupo y solos y, de repente, soltamos las mochilas y nos sentamos en el suelo. Estábamos extasiados, haber llegado a la Catedral bien lo merecía.

Termino con la definición de personajes que os podéis encontrar en el Camino:

–          Peregrino: Dícese de aquel que recorre más de 4 etapas de cualquiera de los Caminos que llevan a Santiago con una mochila de minimo 10kgs sobre la espalda,  llena de cosas que le sobrarán a los largo de los días y de la cual no se desprende o manda por transporte aún se muera de dolor, de cansancio o de resaca.

–          Pingriño: Evolución del peregrino cuando llueve, pues este debe ponerse un chuvasquero tamaño XXL para que le tape tanto la mochila como así mismo.

–          Turigrino: Máxima evolución del peregrino histórico. Es aquel/aquella que va al Camino de Santiago maquillada, con pantalón vaquero, sin mochila y que si se cansa, coge un autobús hasta la siguiente etapa.

–          Ciclogrinos: Peregrinos montados sobre dos ruedas y con las mismas características que los peregrinos.

El resto de la historia se quedará en la retina y en la memoria de los que formamos el grupo porque: Lo que pasa en el Camino, se queda en el Camino. Fuimos solos y nos convertimos en un Equipo. Y es que, en el Camino “You´ll never walk alone”

Un abrazo enorme a Marcos, Valentín y Jose. Nos vemos pronto, muy pronto.

Mela Malouco.

Síguenos…

Anuncios

Acerca de EscapadaRíasBaixas

Este blog se ha creado para publicar información y comentarios acerca de las empresas, actividades, eventos y recursos relacionados con el Turismo que se llevan a cabo en el ámbito de las Rías Baixas.
Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s