ADICAM y Guías Malouco. Juntos en el Camino Portugués. 3ª Jornada. Padrón – Santiago de Compostela. 27 Kms.

¡El despertador sonó puntualito (…) a las 5.30 a.m. y nuestr@s chic@s ya estaban preparad@s! Los nervios estaban a flor de piel, Santiago estaba cerquita y se hacía notar en el ambiente. Nos esperaba una etapa más larga que la dos anteriores: Padrón – Santiago. 27Kms. No pasaba nada, con el ritmo que llevaban íbamos y volvíamos andando a Cangas y todo en el mismo día si hacía falta.

Eran las 6.20 a.m. Metimos las mochilas en la furgo y nos dirigimos al bar que nos había indicado la compañera nocturna de Olga a desayunar. Nos habían indicado que se desviaba un poco del trazado, así que cuando nos dimos cuenta de que llevábamos 1 kilómetro sin ver ni el bar ni las amarillas flechas que indican el Camino, nos empezamos a poner nerviosos. Aprovechamos que unos basureros estaban por allí y les preguntamos. Tuvimos que dar vuelta; había que cruzar el puente romano e ir por la zona vieja. Bueno, el par de kilometritos que hicimos a mayores nos ayudo a calentar. Hay que verle la parte buena. Era tan de noche, que las aceras estaban sin poner. Anduvimos buscando el bar para desayunar (los chocolatitos los dejábamos para el piscolabis de media mañana) y cuando dimos con el, estaba cerrado. ¡Vaya por Dios! Nuestr@s chic@s se lo tomaron bien, siguieron con buen ritmo. Dejamos atrás a Iria Flavia y llegamos a A Esclavitude. Hay que tener que era lunes y festivo, los hosteleros se dieron un poco de margen para abrir temprano y todos los que pasábamos estaban cerrados. Hasta que nos llamó Fredy para decirnos que a 1kms teníamos un oasis esperándonos. Las caras expresaban hambre y sed y se notó en el ritmo camino del bar. Estaba lleno de pescadores de río y trabajadores (autónomos, suponemos…). Nos tomamos un desayuno para profesionales: zumo de naranja natural, tostadas y café y andando que es Gerundio.

Llegamos a Rúa de Francos en el Concello de Teo (donde dormiríamos si así lo decidiesen la noche anterior para llegar a la misa del Peregrino) y vieron que no habrían llegado en buenas condiciones hasta allí. Y ahora si que si, quedaba el último tramo hasta el objetivo: Santiago de Compostela a 9Kms. Tomamos el piscolabis prometido, recarga de chocolate, manzanas, pan, barritas energéticas y al Camino. Nos encontramos con los chicos de las bicis que habíamos conocido de noche en Padrón, nos deseamos Buen Camino y nos seguimos cruzando con más y más grupos que estaban haciendo el Camino por etapas: cada fin de semana, una etapa y otros de un Colegio de Vigo que estaban cumpliendo con los tramos al igual que nosotros. Subimos unos cuantos repechitos, no hacían más que preguntar cuántos más quedaban: “Pocos, pocos….”. Veían la hora e imaginaban a qué hora llegaríamos. Unos fueron muy exactos en sus previsiones.

Y justo cuando estaban recordando a toda la familia de sus peores enemigos después de tanto subir, Fredy nos dio luz verde y rico melón que hizo olvidar repechitos, piernacas con dolor y pies escocidillos de calor. Supo a gloria. Y ya sabemos: sin dolor, no hay gloria. Esa fue su primera recompensa. Seguimos tramo y entramos en la ciudad de Santiago. Uy, los nervios afloraban, la emoción subía desde los pies hasta la cabeza y animaba al personal. Empezamos a cruzarnos con más y más peregrinos, turigrinos, ciclogrinos y multitud de gente en general. Hasta que ya, a lo lejos (pero ya tan cerca) veíamos la Catedral. Entramos en la zona vieja de Santiago, empezamos a cantar y nos quedábamos en silencio por la emoción. ¡Ya estamos aquí! Alguna aprovechó para mandar unas cuantas palabras en tonito jactoso al aire. Lo habían conseguido, en tiempo record, sin trampa, sin cartón, sin abandonos, sin amagos de rendirse, con risas, con fuerzas para volver a empezar y desde Tui.

Una manifestación frente a la Catedral nos recibió en un primer momento, pero daba igual, ya estábamos allí. Hicimos fotos aquí, fotos allá, fotos acullá… Eran las 13.15 p.m. 28Kms en 7 horas y parando cada hora a tomar piscolabis y reponer fuerzas. Les dimos tiempo a ir a misa, a unirse a la manifestación, a comprar algún detallito y nos volvimos a reencontrar para ir a comer.

Comimos, repasamos las anécdotas del Camino, recordamos qué nos llevó a hacerlo, que nos llevamos después de hacerlo y qué iban a responder en casa…

No recibieron la Compostelana (hicimos 65Kms y hay que hacer un mínimo de 100Kms a pie o 200Kms en bici para recibirla), pero se conocieron un poco más así mism@s.

¡!Lo habéis hecho muy bien!¡: Maria de Jesús, Isabel Gómez, Juan Carlos, Maria Caíño, Santiago Chapela, Gemma Martínez, Pilar Parcero, Mercedes Vizoso, Amelia Maruenda, Ángel García, Teresa Barros, Rosa Pastoriza, Teresa Costas y Teresa Cordeiro (que se sumaron al grupo en Caldas de Reis).

Desde Guías Malouco no nos queda más que decirles que han sido un grupo estupendo al que le damos las gracias por hacer de nuestro trabajo un placer. Dar las gracias también a Lina Fernández y a ADICAM por haber confiado en nosotros para la organización de la actividad.

Agradecemos la colaboración de Melucho de “La Frutería” (Av/ Galicia. Cangas de Morrazo)

Mela Malouco

Guías Malouco

Anuncios

Acerca de EscapadaRíasBaixas

Este blog se ha creado para publicar información y comentarios acerca de las empresas, actividades, eventos y recursos relacionados con el Turismo que se llevan a cabo en el ámbito de las Rías Baixas.
Esta entrada fue publicada en Camino de Santiago y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s